hotel nacional articulo

Desde su altura y desde una de las mejores ubicaciones del Vedado nos mira El Hotel Nacional.

Visitarlo es interesante por tres razones: sus muchos chismes históricos, su arquitectura, o el increíble y bello espacio de sus jardines frente al mar.Las zonas de paseo deliciosamente diseñados permiten percibir los mosaicos sevillanos del vestíbulo principal, las gárgolas del francés gótico, los bellos techos romanos y los jardines de sutil estilo inglés. Todos estos elementos se mezclan con aquella naciente arquitectura cubana contemporánea que impuso su fuerza a través de sus maderas duras y preciosas, sus piedras de Jaimanitas y los techos de barro. La suma de estos materiales autóctonos y los exquisitos ornamentos de escudos y banderas trasmiten una evidente cubanía.

¿Pero qué sería de un hotel sin sus historias?

Desde su apertura en 1923 sus salones alardean de haber dado cobijo y descanso a muchísimos famosos