Quién le hizo esto al pobre Fernando?

 
Fernando Fernando www.casajuaquinChristel.com
  Caminando por la Habana se puede encontrar usted con innumerables curiosidades que, a veces,  a simple vista y sin un ojo avezado,  no podría descubrir.  Una de ellas es la estatua de Fernando VII que se encuentra en el portal del Palacio de los capitanes generales en el centro de la ciudad y es que este señor, que nada tenía de pobre,  y antes se mostraba orondo y orgulloso en el centro de la plaza, casi que ha pasado a ser el custodio del palacio pues apenas se encuentra ahora a la derecha del gran portón que recibe diario a miles de visitantes. Pero eso no es lo peor.

 

 Los cubanos...cubanos al fin, nos hemos percatado además de que la estatua en cuestión posee un ¨adorno singular¨ que pasa desapercibido si se la mira de frente pero si en cambio va su vista a un ángulo lateral, la sonrisa...o carcajada si es cubano, enseguida fluye. 

 

fernando alonso

 

Y es que a Don Fernando le han puesto en la mano una especie de ¨bando real¨ que de lado da un toque entre vulgar y simpático, a este personaje. No es de extrañar entonces que los más graciosos ¨cojan a Fernando para sus cosas¨ como se dice en buen cubano: 

 

 

fernando alonso 2

 

 

Pero resulta que, el rey felón (traidor) como era conocido, tiene  en Cuba la mala reputación de ser el que condenó  a muerte a nuestro Félix Varela quién tuvo que huir de Cuba y morir pobre y enfermo lejos de su querida tierra.

Esta estatua, la segunda más antigua que hay en Cuba, estaba originalmente en el centro del parque de los capitanes generales en la Plaza de Armas  hasta que el  ilustrísimo Emilio Roig de Leuchsenring hizo hasta lo imposible para sustituirla por una que representara a los cubanos hasta que consiguió al fin que fuera la estatua de Carlos Manuel de Céspedes quien ocupara el lugar donde la vemos hoy.

 

fernando alonso 3

 

 

(...) no sólo rendiremos homenaje al primer Presidente de Cuba Libre, sino también al Precursor de la Revolución Libertadora Cubana: Félix Varela y Morales, pues este preclaro cubano (...) fue perseguido, mandado asesinar, encausado y condenado a muerte por Fernando VII. ¿Qué mejor homenaje a su memoria esclarecida, en este año del centenario de su muerte, que retirar la estatua de dicho monarca de la Plaza de Armas de La Habana y colocar en su lugar la del hombre extraordinario que inició la revolución propugnada por Varela (...)»   

                                                                                                                                          Emilio Roig  de Leuchsenring

 

  Amigos cercanos me han dicho, después de su paseo habitual por el centro antiguo de la ciudad, que al ¨pobre¨ Fernando le han arrancado¨ el bando real¨ de un tajo y lo han subido otra vez a un pedestal en una esquina del parque para evitar futuras laceraciones.

Y es que en esta vida es mejor cuidar nuestras acciones y andar con buenos pasos no sea que perdamos, como este señor... las escrituras.

Visto 4987 veces Modificado por última vez en Domingo, 13 Noviembre 2016 16:37
Inicia sesión para enviar comentarios