Conectémonos y desconectémonos.

 
Desconectar Desconectar www.casajuaquinChristel.com
Es cada vez más difícil encontrar una imagen como esta, sumidos como estamos en un mundo efervescente ya no tenemos tiempo o ganas para detenernos y tomarnos unos minutos de paz. Leer, esa palabra tan gastada por profesores y maestros no es solo sinónimo de estudio; leer  es también  crecer, cultivarse, enajenarse, si, enajenarse al lugar que uno quiera, a la época que quieras, o el planeta que quieras, leer es volar, es partir, es levitar, es encontrarse, es regresar.

 La lucha es aún más dura ahora si tienes un hijo porque en el campo de batalla estamos solos con un pobre escuadrón de libros desactualizados ante un ejército de Smartphone , tablets, laptop, mini laptop, computadoras d mesa, todo armado con sus app, novelas, series y apoyadas por una caballería infalible de Nintendos, play station y Xbox  ¿ qué podemos esperar de esta pelea? que nuestros parques estén deshabitados de niños jugando a la pelota, o al futbol o al escondite; lo que sea que les haga correr, socializar y divertirse.

 

 Cuba está, tecnológicamente hablando, atrasada 10 años en el tiempo, el internet es limitado y lento y para acceder al que vale en algo la pena no tenemos de otra que estar tirados en los contenes de un parque con nuestra laptop o teléfono; no sintonizamos 100 canales en la tv y no podemos usar whatsApp ni otras app instantáneas pero todo asunto posee siempre dos caras y en tanto que estos problemas nos mantienen apartados del mundo también han logrado mantener el don que siempre nos ha caracterizado como cubanos: hablar. Comunicarse físicamente para el cubano es como el cafecito que tampoco puede faltar en nuestra mesa... nos encanta conversar con el vecino, con un amigo, con cualquiera, en el parque, en la casa, en la parada, en el cine y es muy distinto o casi imposible  si lo haces con alguien que mira hipnóticamente a su  Smartphone.

Pero, realmente tenemos que voltearle la cara a la tecnología y a la información para mantenernos ¨conectados a la antigua¨? Puede ser la excusa?

 No lo creo. Lo que hace falta es educación, enseñar a nuestros hijos a usar para bien y con control todos estos avances sin dejar que nos consuma. Y sobre todo, ilustrar, no imponer.

 Enseñen el placer de estar ¨ desconectados¨, de leer un buen libro (no importa en qué soporte ), el placer por compartir con los amigos, el de caminar juntos  y reír de lo que sea, el de  intentar tomar un café lento en la mañana, el de sentarte y conversar de cualquier asunto banal y pasajero, el de  mirar al fondo de esos ojos que amas y que ya no recordabas por las prisas. El placer de enamorarse otra vez y poder decir a la cara, sin tener que usar ninguna tecla:  Me gustas.

  

 

 

Visto 2779 veces Modificado por última vez en Sábado, 04 Febrero 2017 03:58
Inicia sesión para enviar comentarios